Con más de 90 mil personas en cinco días, la séptima edición de la feria dio mucho para probar. Por primera vez, los propios productores enseñaron al público a elaborar alimentos regionales. Hubo 16 demostraciones de cocina, a cargo de los chefs más prestigiosos. El espacio artístico sumó colores y entretenimiento. “Nos volvemos a casa sin productos. Vendimos todo”, dijo Raúl Adami, de Santiago del Estero, acerca de su novedad, la mermelada de aloe.

El desafío de la séptima edición de Caminos y Sabores era enorme: un 80% más de superficie era la apuesta. El público de la ciudad de Buenos Aires desbordó las expectativas. Desde las 12 horas de la jornada del domingo, una fila de personas que iba desde la entrada de Sarmiento de La Rural hasta Plaza Italia completó un total de 90 mil visitantes en cinco días de apertura al público. Todos quisieron conocer qué alimentos y artesanías se producen en el Norte, en la Patagonia, en Catamarca o Misiones.
El miércoles se abrieron las puertas de un encuentro que contó con 390 stands, más de 400 expositores, un 30% más de actividades, más músicos y bailarines y una novedad que llenó salas todos los días: los Talleres de Elaboración de Alimentos Regionales, un espacio en que los propios productores enseñaron cómo elaborar alimentos regionales. Distendidos y a pura degustación, el público pasaba del lugar de observador a meter sus manos en la elaboración de un dulce de leche artesanal o un salame.
“Nos sorprendió y alegró enormemente la gran convocatoria de público”, dijo Marcela Noble Herrera, gerente de Ferias y Exposiciones Argentinas S.A., organizadora de la feria. “La calidad de los expositores y de sus productos, la confianza que nos brindaron los organismos gubernamentales, provinciales y las empresas fueron claves para que este año superáramos todas nuestras expectativas”, señaló. Pero sobre todo, resaltó el esfuerzo de “todo el equipo de Caminos y Sabores que viene trabajando desde hace meses para que tenga la puesta en escena que tuvo”.
Claudia Bachur, directora de la feria, agregó que “el público se lleva un mensaje distinto. Hubo una cantidad impresionante de productos identitarios. Si hay algo que se consumió, es el valor de las pequeñas producciones locales de todas las provincias del país”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.